jueves, 15 de octubre de 2015

Ahora Te Toca Ti Jose Luis Useche


     Actor, Escritor, Productor, Director.

     ¿Qué significó la época de Bienvenidos para tu carrera profesional y tu vida?

     Bienvenidos fue el comienzo de mi carrera en la televisión, yo recuerdo que Miguelángel Landa me fue a ver en el teatro con su hijo Samuel en una obra del maestro José Ignacio Cabrujas que dirigía Chalbaud y me dio la oportunidad. Significa disciplina, responsabilidad, una gran cantidad de gente amiga, los años dorados de la comedia venezolana, trabajar al lado de un gran maestro como Miguelángel Landa que conoce la comedia en su máxima expresión. 

     También la internacionalización, Bienvenidos fue y sigue siendo un programa muy exitoso, cuando sales de Venezuela todavía la gente te recuerda, piden autógrafos, sienten melancolía por los personajes del programa. Fue la primera vez que pise un estudio de televisión, no sabía hacerla; cuando hice el primer sketch saturaba el audio, proyectaba mucho la voz, tenía un modo de trabajar poco natural, una teatralidad que venía manejando desde los catorce años, Miguelángel Landa me ayudó muchísimo en eso. Estuve cinco años, fue para mí el gran camino que me abrió las puertas en la televisión venezolana, no estaba en mi carrera plantearme que me daría a conocer como comediante porque cuando uno hace teatro interpreta cualquier personaje, en todos los géneros . Pero se presentó la oportunidad y me quedé con esta familia durante cinco años, no solamente por los programas que hacíamos en Caracas, sino en Margarita, Maracaibo; también en el exterior, fue increíble ver tanta gente en Puerto Rico, República Dominicana, Miami; También estuve con Don Francisco trabajando en unos concursos de mímica que me invitaron en Univision, fue el gran crecimiento como actor dentro de la televisión.

        ¿Qué es lo más satisfactorio que ha recibido con más de 20 años carrera artística?


     Siempre he tenido satisfacciones, pero si me pones a escoger me quedo con mi carrera teatral, actualmente soy docente y es una gran satisfacción poder compartir con la gente joven que hoy en día quiere abrirse un camino en el mundo de las artes. A nivel de televisión por supuesto que Bienvenidos va a ocupar un lugar muy especial en mi carrera como artista. Tendría que enumerar gran cantidad de proyectos que he estado y personas con las que he compartido. Cuando haces tu trabajo con amor te queda una gran satisfacción.

                                 

     En la segunda temporada del Microteatro Venezuela realizaste 181 funciones (sin cancelar ninguna) de la obra Un café para los dos escrita y dirigida por ti, que tal la experiencia de esta nueva modalidad teatral de tan solo 15 minutos

     Escribo desde muy temprana edad y cuando me enrumbo en esta aventura de contar una historia en quince minutos, hubo una gran emoción de ir desde lo más sencillo a lo más extraordinario. Es una historia de amor en tiempos de escasez que ocurre en un abasto de la ciudad de Caracas, donde una periodista y un farmacéutico se encuentran; compartí escena con Juliet Lima y Carmen Alicia Lara.    Estuvo entre las tres primeras de las más taquilleras de esa temporada de microteatro.Tener el reto de poder mantener no solamente seis funciones diarias sino durante quince minutos una historia donde la gente se divirtiera e identificara fue para mí un gran logro. 

     ¿Es difícil escribir para tan solo quince minutos?

     Cuando escribo para microteatro tengo un formato de páginas para contar la historia, por supuesto los nudos de acción tienen que ser más rápidos para que el público se mantenga a la expectativa de los giros de acción que tiene la historia, sin embargo en los ensayos se va midiendo el tiempo, salen cosas nuevas, los actores aportan y vas compactando esa historia para que dure catorce minutos y medios, pero sí se logra. ¿Es fácil o difícil? No lo sé porque cada vez que te sientas en la computadora y tienes una hoja blanca es un reto diferente, comienza la tensión y el viaje extraordinario de poder plasmar todas estas líneas y personajes que se me ocurren.

 ¿Los espectadores quedan picados?

      Sí, me pasó con Un café para los dos, la gente me detenía en los pasillos y decía “quiero que la hagas larga” de hecho mi gran amiga y estupenda actriz Elba Escobar la vio y dijo “Tienes que alargarla”. Esta historia simpática quizás puede dar para más, soy partidario de que todo tiene su tiempo, si puede ocurrir una segunda parte pero, pienso que no es el momento, mucha gente quedó con más de Un café para los dos de ver qué ocurre después de que Malica e Israel toman ese café y salen del abasto. 

     En la cuarta temporada del Microteatro Venezuela vuelve con ¿Dónde está mi corona? escrita y dirigida por ti también ¿Qué nos cuentas de esta historia?

     ¿Dónde está mi corona? es una historia de una ex miss Venezuela, todo ocurre el 4 de julio en el aeropuerto internacional de Miami donde en South Beach hay una conferencia de misses y de regreso a Venezuela, ella se da cuenta que se le perdió su maleta, se le perdió la corona, no sabe dónde está la copia que tenía, en ese momento se encuentra con Jimmy, un sobrecargo muy divertido y particular que tiene una grata conversación con ella porque es su gran admirador y en quince minutos ocurre una situación amena y divertida hasta el desenlace que es una gran sorpresa. Me gusta escribir de lo nuestro, de la idiosincrasia del venezolano, no me extiendo porque me gusta también ser un poco universal, solo agarro mis raíces locales para poder serlo y envolverlo en una comedia de altura. No me gusta la comedia fácil ni los chistes gruesos, me gusta que la gente piense y digiera de una maneja fresca, no me gusta el camino fácil. 

     No solo en Venezuela se está llevando a cabo la dinámica del Microteatro ¿Te gustaría exportar tus obras a algún otro país?

 Sí, siempre hay retos, me encantaría escuchar mi texto, quizás Miami, España, México, poder tener otros actores, otra dirección. Tengo una carrera teatral afortunadamente amplia, dirijo mis espectáculos y trabajo dentro de ellos interpretando mis personajes, pero si en algún momento toca solamente sentarme y disfrutar de mi obra: ¡Bienvenido sea!, es una bendición. Ya me tocó con La herencia del Tío Frank, una comedia de humor negro, fue la primera vez que me senté en la butaca y me llevé buenas sorpresas dentro del espectáculo, es un proceso mágico,  es como entregar un hijo tuyo, decir que quiero a una obra más que la otra es mentira. Ya estoy escribiendo una nueva obra larga y otra para el próximo microteatro.

     ¿Qué opina de la poca producción de novelas que se vive actualmente en la televisión venezolana?

     Es lamentable y triste. Cuando comencé mi carrera de televisión en el 96, ir a los canales era una gran autopista de artistas, tenía animadores, comediantes y hoy día es triste ver como los pasillos están vacíos con grandes estructuras. La situación económica – política del país nos ha tocado a todos y la muestra es la poca producción que hay, porque si no hay producción a nivel de comerciales, una buena pre-venta o lo que sea, pues va a mermar la producción de telenovelas, de programas de comedia que ya no hay, en estos tiempos tan complicados los comediantes decimos la verdad con una risa amarga, creo que hay gente que no le gusta que le digan la verdad con el humor; imagínate Bienvenidos, Radio Rochela, Cheverísimo, una situación lamentable. 

     Hay que ser optimista, ojalá y en algún momento todo cambie para bien y podamos recuperar no solamente la unión como país que tuvimos sino también esos grandes espacios de comedia, de telenovelas. Hacíamos 4 ó 5 al año, teníamos una competencia sana de tres canales o quizás más. Eran otros tiempos, uno añora esa televisión, recuerdo los maestros y es donde te pones a pensar ¿Y entonces? ¿Qué queda para la generación que viene? Porque en Venezuela, lo puedo decir con base: hay un talento actoral increíble que se pierde de vista, cada vez hay más artistas, más jóvenes que quieren desarrollar su carrera como actores, productores, escritores, directores, el material es realmente increíble. Pero vamos a ser positivos sé que si en algún momento todo va a cambiar para mejor y vamos a recuperar esa televisión que viví en esos años cuando mi comienzo en la televisión.

     Tiene su propia academia de actuación “Actuando Ando” ¿Cómo se siente al formar jóvenes en las tablas?

    Estos muchachos son muy talentosos, traviesos, inteligentes y trabajadores. Me encanta dejar un poco de mí, sobre todo si tienen la disciplina y la mística por el teatro, es un acto de amor y hay que hacerlo como familia, nadie te obliga hacer teatro, lo haces porque te gusta, si eres mejor ser humano, eres mejor actor; porque trabajas con tus emociones y eso es indudable. Me ha ocurrido ya tener la dicha de sentarme en una sala de teatro, verlos crecer y decir ¡Wao! este comenzó conmigo, lo está logrando y haciendo bien. Para mí es una bendición traspasar, dejar un legado de conocimiento, toda la responsabilidad y lo que esto conlleva porque el éxito se logra con tres cosas: trabajo, trabajo y más trabajo. Me gusta dejarlos preparados para cuando les toque realizar un personaje, hacer una improvisación, sepan y tengan la seguridad de hacerlo y que lo hagan bien. 

     Su hijo, ¿le gusta la actuación? ¿seguirá los pasos del papá?

     Luis Alejandro Useche “el pequeño gigante”, tuvo la oportunidad de estar en una pieza de teatro que yo escribí que se llama Vuelo 728 con una pequeña participación. Él se inclina más hacia la música, he notado también que le gusta la parte de atrás del espectáculo, disfruta un poco más ayudar, tender la mano, estar en cabina y en otra onda. Si lo piensa no dudaré en ayudarlo, si se dedica a otra cosa, también lo voy apoyar. Está en el proceso de la adolescencia (13 años), la llamo “La edad del monosílabo”, en donde le haces una gran pregunta y responde: sí, no, tal. Somos grandes amigos, nos hacemos llamar “El dúo perfecto”, es mi motor de vida, mi cargador inteligente, mi rumbo, mi norte a seguir.


Una comida
La Pasta.

Una grosería
¿La vas a escribir?

Un libro
El Perfume - Patrick Süskind

Un imposible
Nada es imposible.

Un sueño
El que se hace siempre realidad.

Tu punto débil
Mi hijo.

Palabra que más frecuentas
Una frase: “Todo va a estar bien”. Aunque la cosa esté complicada: “Todo va a estar bien”.

Tu defecto
Gruñón, a veces me pongo gruñón.

A qué le temes
Le temo al camino que lleva a los seres humanos a la muerte. La muerte como tal no, a veces el individuo transita un camino. En amigos, en familiares, en gente muy querida he visto como transitan ese camino, le temo.

Una fantasía
Ser un súper héroe, me encantaría tener poderes y eliminar a mucha gente (risas). Pero no un súper villano, perseguirlos a ellos, porque hace falta un paladín.

¿Crees en Dios?
Siempre. Todos los días del mundo.

De entrar al cielo. ¿Qué te gustaría que te dijera Dios?
Te estaba esperando. Hoy vas hacer Romeo y Julieta, vístete que te está esperando el público.


Para nosotros, los organizadores de "Ahora Te Toca Ti" es muy valiosa tu opinión respecto al blog, así que te invitamos para que comentes lo que piensas, aquí abajo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario